Saltear al contenido principal
Hola Hábitos en las redes.
SEGUINOS!

No podemos remar en contra de nosotros mismos

No Podemos Remar En Contra De Nosotros Mismos

Eso dice la poesía de Walt Whitman, cada vez que la leo me llama la atención distintas frases y hoy me quedé pensando en esa oración: «No podemos remar en contra de nosotros mismos»

Sé muy bien que muchas de nosotras estamos todo el tiempo luchando con nuestra forma de ser, de sentir, de vivir, de alimentarnos, de trabajar, de pensar y la lista sigue…

Estamos tan metidas en esa lucha interna que nos perdemos y después no podemos distinguir porqué empezó todo o como hacemos para salirnos de ese embrollo.

Yo creo que en realidad no estamos peleadas con nada externo. El problema no es ni tu trabajo, ni tu alimentación, ni tu marido 😛

Creo que el caos se genera cuando tenemos un deseo por ser o hacer algo y no nos lo permitimos.

No podemos remar en contra de nosotros mismos

Por ejemplo, durante muchos años yo desee tener mi propio emprendimiento, tengo cierta fascinación por los modelos de negocios online, pero por no tomarme mi tiempo en pensar, elaborar la idea, lo que hacía era quitar el pensamiento de mi mente apenas aparecía, porque sinceramente pensaba que era imposible llevarla a cabo.

No escucharme generaba un montón de acciones, sentimientos, pensamientos secundarios que no hacían más que potenciar mi frustración.

Entonces generalizando la situación, puedo decir que el disparador de una crisis, puede ser no escuchar tus deseos y tratar de eliminarlos por creer que son imposibles de alcanzar o por creer que nuestro sueño esta fuera de la norma social o familiar o incluso son parte de nuestros propios prejuicios.

La situación más habitual de quienes me escriben a diario es de chicas, que ya nos les gusta su profesión o la carrera que están estudiando.

«¡¿Cómo se me ocurre dejar la carrera en el último año?!» las suelo escuchar y obvio, siempre esta el remate que lapida todo intento de cambio «Si me tomo un año sabático voy a perder tiempo».

Éste, es un claro ejemplo de como quieren meter su sueño más grande que sería estudiar o trabajar de algo que les guste, en una realidad que no tiene nada que ver con eso. Entonces siguen estudiando algo que no les gusta, para trabajar de algo que no les gusta porque tomarse un año sabático es perdida de tiempo.

Tal vez, si no te tomas un momento para reflexionar lo que realmente queres para vos, lo que se te pierda no sea tiempo, sino el disfrute de la vida misma.

No podemos remar en contra de nosotros mismos
Y todo esto no tiene que ver con tomarnos literalmente 365 días para evaluar, tiene que ver con simplemente escucharte sin vetar lo que tenes para decirte.

De hecho dejar de hacer es la clave. Deja de hacer todo lo que venis haciendo cuando un deseo sale a la luz. Deja de reprimirlo. Deja de pelearte con el. Deja de tratar de «meterlo» a presión en tu realidad del día a día, donde no encaja.

Entonces, si me permitis el consejo, te diría: Permití que tu deseo te hable. Ese es el primer paso para dejar de remar en contra de nosotras mismas.

Una vez que quieras ir más allá, podes pensar qué podrías hacer para que tu sueño pueda ser parte de tu realidad y luego solo tenes que tomar la decisión de intentarlo. Pero estas dos acciones son todo un capítulo aparte en el autoconocimiento. Podemos abordarlas más adelante. ¿Te interesaría hacerlo?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y aplica la Política de Privacidad de Google y los Términos de Servicio.

×